Festejos.

Estos días he vivido días muy alegres celebrando mi Cumplealba Feliz. He decidido agradecer a las personas sus felicitaciones ilustrando lo que ha sido mi fiesta: condecorada con una banda que reza Feliz Cumpleaños he levantado una tarta helada sobre mi cabeza como una campeona.

El regalo de la familia.

Como en todos mis cumpleaños, he comprado un cómic. Es mi regalo. Bueno, el de mis padres que, a pesar de que ya soy mayorcita, les gusta darme dinero para que me compre algo para celebrar mi día. Y yo ¡tan ilusionada como una niña me he comparado un manga. Se trata del tercer tomo de la serie Dead Dead Demons Dededede Destruction el mangaka de esta intrigante obra de ciencia-ficción es Inio Asano. Personalmente la historia me ha conquistado con una historia genial pero sobre todo con unas protagonistas con una personalidad muy marcada con la que me enamoraron. Nada en ellas tiene desperdicio. Además el arte del autor, con fondos tan elaborados, me ha conquistado con su anterior obra Solanin y me tiene fascinada con Dead Dead Demons.

Celebrando mi Cumplealba Feliz.

Y así, es como celebro mi cumpleaños en la actualidad: una comida en casa, con tarta helada, velas y un cómic. Hace diez años, lo celebraba todo el mes de febrero con todos mis amigos. Bueno, en realidad con cada grupo de amigos. Soy de las que ha soldado amistades en cada etapa educativa. Como no se conocen entre ellos, lo iba celebrando grupo a grupo. Las mejores fiestas de aniversario eran las que coincidían en carnavales ¡Ya tenía la fiesta montada!

¿Y por qué no celebrarlo de la misma forma ahora? Pues porque siento que ahora cada cumpleaños arrastra otras motivaciones. Antes era un motivo de fiesta, ahora es un motivo de reflexión. Me pregunto qué sentiré dentro de otros diez años. Mientras tanto, seguiré tomándome un trozo de tarta helada y leyéndome mi regalo de cumpleaños. Espero que esto último nunca cambie.

¿Te ha gustado? ¡Mira mis vídeos en Youtube!

Privacy Preference Center